El trance mediúmnico o posesión mística

El trance mediúmnico o posesión mística

El ngangulero realizó en el suelo una “firma” de Lucero Mundo con la ayuda de un palo, le roció aguardiente y humo de tabaco, y susurró un conjuro o una plegaria. Luego, se estremeció varias veces, se echó a reír nerviosamente, y finalmente fue “poseído” por Lucero, diciendo:

“Soy el guardián de los caminos, yo mismo llevo a los criollos tó camino bueno”.

 

El trance mediúmnico o posesión místicaEl ngangulero “poseído” por el “mpungu”, se puso al frente de la comitiva de nganguleros. Todos estaban convencidos de que fue el mismo “mpungu” quien les guió durante el regreso y le prometieron la ofrenda de un gallo en acción de gracias (el sacrificio se hizo una semana después).

En el empleo de formas especiales del lenguaje para la intensificación de la expresión religiosa durante las prácticas de hechicería, se originan los versos. Los versos son formas especiales del lenguaje que parecen aumentar la fuerza expresiva; y conviene señalar que precisamente la poesía llega a posibilidades inaccesibles al lenguaje ordinario.

En efecto, un paisaje, un sentimiento, un rostro, o un ideal, frecuentemente son mejor expresados en verso; por ello, no es de extrañar el hecho de que el lenguaje ritual sea más proclive al verso que a la prosa.

El trance mediúmnico o posesión mística, es un medio de inspiración en el Palo Monte Mayombe; no obstante, para estar “inspirado”, no es condición esencial el estar “poseído” por los espíritus.

Los nganguleros no son forzosamente médiums, ni tampoco tienen que ser poseídos por los espíritus[1]; y por otra parte, muchas personas que no han sido iniciadas (no son nganguleros), con su presencia en las prácticas rituales del Palo Monte Mayombe, experimentan estados místicos e incluso son “poseídos” por los espíritus difuntos.

[1]  Los “criados-prenda” sí tienen que ser forzosamente médiums, ya que precisamente su función esencial es la de ofrecer su cuerpo para que sea “poseído” por aquellos espíritus -que quieran manifestarse y transmitir sus mensajes, o por el “nfumbe” de la “nganga”. Estando “poseídos”, pueden realizar ciertas actividades como por ejemplo: hacer hechizos, destruir brujerías y hechizos, curar, adivinar, o participar en un ritual religioso de Palo Monte Mayombe.

Comentarios

  1. Jesus Castro 06/10/2017 at 19:46

    sigan dejando su marca en esta cultura, muy bueno.

  2. Amanda Castro 02/10/2017 at 12:46

    magnifico .

Deja un comentario