No hay que tener miedo al sincretismo

No hay que tener miedo al sincretismo.

A mi modo de ver el sincretismo no es una simple yuxtaposición de panteones de dioses, cuando confluyen dos o más credos en diferentes contextos espaciales y temporales. Por lo tanto, el sincretismo de los sistemas de creencias de sustrato africano es forma y sustancia de otra representatividad de lo divino en el nuevo espacio (y tiempo) cultural de Cuba y el Caribe.

Más que suma de elementos cultuales y simbólicos producto de la presencia del  superestrato cristiano en las religiones africanas y del contacto de estas entre sí, el sincretismo expresa integración de diferentes arquetipos o estructuras funcionales vinculados a las transformaciones e intercambios que se dan en los tres niveles en que se desenvuelven los sistemas de creencias:

Leer más… “No hay que tener miedo al sincretismo.”

A cada "mpungu" se le dedica uno o varios ritmos Los collares protectores

Los collares protectores.

En el Palo Monte Mayombe, el ngangulero suele poseer uno o varios “resguardos” (amuletos). Cuando el “resguardo” es un colmillo de animal (se cree que el mejor es el de jabalí) que contiene en su interior distintos elementos y está cerrado en su abertura con cera virgen, recibe el nombre de “kindi-mpemba”; y cuando el “resguardo” tiene forma redonda o cuadrada y es de pequeñas dimensiones, recibe el nombre de “nkutu-dilanga” (trad. lit. bolsillo o saquito para el amuleto) o “resguardo de bolsillo”. También suele tener uno o varios collares protectores llamados “wuangankise” o “sánga-ndile”.

Sin los “resguardos”, los collares protectores (también llamados “collares banderas” cuando se llevan cruzados en el pecho), los baños lústrales y los ritos de “limpieza” o “despojo”, el ngangulero o el creyente se consideraría que estaría expuesto a las fuerzas del mal. Pero, a fin de cuentas, estas fuerzas del mal no son patrimonio exclusivo de los brujos. Los espíritus difuntos maléficos e incluso los mismos “mpungu” congos a quienes se pide protección contra el mal, son a menudo invocados en las prácticas religiosas maléficas o de “Nganga-Ndoki”.

Leer más… “Los collares protectores.”