El espacio ritual para el conjuro

Conjuro y espacio ritual

A través de los numerosos rituales religiosos presenciados, puede establecerse que siempre que el ngangulero está rezando o realizando un conjuro, éste utiliza toda su elocuencia, toda la fuerza de convicción de su lenguaje (oración es oratoria) y ayuda a la eficacia de su expresión mediante acentos, mimos, amenazas, gestos, y otros recursos propios y muy comunes del trato interhumano.

Leer más… “Conjuro y espacio ritual”

ndinga La palabra de un "mpungu" es diferente a la de otro "mpungu"

Ndinga de un “mpungu” es diferente a la de otro.

Bernardino Rojas, hablando sobre la fuerza “ndinga”, declaró:

“De no existir la fuerza de la palabra, todas las fuerzas estarían rígidas, no habría creación, ni transformación alguna, ni tampoco vida”.

 Todos los nganguleros que han sido consultados, coinciden al asegurar que la palabra de un “mpungu” es diferente a la de otro “mpungu”, y que esto ocurre también en los espíritus difuntos y en los seres humanos.

Leer más… “Ndinga de un “mpungu” es diferente a la de otro.”

Ndinga: La fuerza de la palabra

Ndinga: La fuerza de la palabra

  • Al comienzo del Evangelio según San Juan (1,1), puede leerse lo siguiente: “Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Sin embargo, a continuación, el apóstol evangelista continúa diciendo: “Él (el Verbo) estaba al principio con Dios, todas las cosas fueron hechas por Él, sin Él no se hizo nada de cuanto ha sido hecho”. De este modo, según el evangelio de San Juan, la palabra queda con Dios, y el hombre ha de dar fe de ella y difundirla.

Leer más… “Ndinga: La fuerza de la palabra”

Ntu y ndinga dos conceptos afrocubanos de raíces Congo

Ntu y ndinga dos conceptos afrocubanos de raíces Congo

Una ley de la magia animista conocida como: Ley de los deseos expresos y  que en el mayombe adquiere singular importancia nos dice:

La palabra, gestos y acción de un hombre vivo son superiores a cualquier otra manifestación, como máxi­ma expresión de fuerza vital, por lo que tienen que acompañar a la acción en los ritos para conducir las energías espirituales en la forma deseada al objetivo, así que si el resultado es bueno, tenemos que mostrar alegría, risa, amor o compasión a la hora de realizar la acción, como si es malo tristeza, odio o rencor. Según sea nuestro estado anímico al realizar una determina­da acción será la fuerza vital que emanaremos hacia el efecto de la acción.

Leer más… “Ntu y ndinga dos conceptos afrocubanos de raíces Congo”

Kuiti-Kuiti: El precursor de la humanidad.

Kuiti-Kuiti: El precursor de la humanidad.

Seguimos en el estudio del relato que hace Joaquim Martins en su obra Cabindas: Historia – Creencias – Usos y Costumbres (1972), de la historia mitológica de Kuiti-Kuiti  y un grupo de  nueve bakisi, que comenzamos en: Bakisi en tierras Bakongo.

El número nueve tan recurrido una y otra vez dentro de la cultura bantú y en especial Kongo hace referencia, entre otros aspecto, a los nueve primeros bakisi “entes” primigenios que conforman su génesis cosmogónica. Estos a su vez están emparentadas con los nueve antepasados que dieron origen al pueblo bakongo.

Leer más… “Kuiti-Kuiti: El precursor de la humanidad.”

Bakisi en tierras Bakongo

Bakisi en tierras Bakongo.

Bakisi (Pl. Nkisi) es el objeto fundamental de las creencias bakongo. Tiene funciones de medicina – espiritual, que actúa tanto en el ámbito del cuerpo como del alma del paciente. Aún con todo el material recopilado por sacerdotes católicos y protestantes que durante sus misiones evangelizadoras hicieron acopio de datos extraordinarios e importantes. Y de los escritos de exploradores y comerciantes que durante las primeras décadas del África recién encontrada, dejaron sus impresiones, siempre hablar de la mitología de un pueblo ágrafo es difícil. Estando en el supuesto de la mitología, los sucesivos artículos desentrañaran las características y personalidad de lo que en resumidas es el meollo filosóficos del génisis Kongo, su piedra filosofal, el Nkisi.

Leer más… “Bakisi en tierras Bakongo.”