Levitación, proyección astral y viajes astrales.

Proyección astral y viajes astrales

Estoy seguro de que el lector tiene muchas dudas sobre la veracidad de la levitación y de los viajes astrales; no le culpo. Yo jamás hubiera creído en tales fenómenos si no los hubiera visto. Y como es mi intención convencerlo de que hay personas capaces de manipular las fuerzas de la gravedad y desafiar las leyes de la física, espero de verdad que algunos de ustedes reconsideren la posibilidad de que tales fenómenos existan. Al fin y al cabo, la hagiografía —la historia de la vida de los santos—está repleta de relatos de levitación, proyección astral y viajes astrales vividos por miembros del clero católico.

También la investigación de lo psíquico refuerza el contenido de mis narraciones. Según los parapsicólogos, ciertamente el hombre puede poseer un cuerpo no material (astral) y un cuerpo físico. Bajo determinadas circunstancias, los dos cuerpos pueden separarse; la conciencia acompaña al cuerpo astral. Por ende, existen abundantes informes parapsicológicos referentes a las proyecciones astrales, llamadas experiencias fuera del cuerpo, en las que el sujeto sigue apegado al suelo. Aunque el cuerpo astral suele permanecer invisible, hay casos en que ha sido visto por otras personas. (Remito al lector a dos libros que tratan del tema: Journeys Out of the Body, de Robert A. Monroe, y The Enigma of Out-of-Body Travel, de Susy Smith.)

Levitación, proyección astral y viajes astrales.Al describir las misteriosas desapariciones que he tenido oportunidad de ver, he omitido un detalle tan importante como interesante. Las ocasiones en que estuve seguro de ver a alguien que desaparecía en el transcurso de una ceremonia —por estar muy cerca del sujeto—, y de nuevo cuando Saint-Germain desapareció al atravesar la pared de la habitación del hotel, mis ojos captaron una imagen que se destacaba con claridad. Esta imagen era siempre la misma: la persona que acababa de desaparecer, vista por la espalda, parecía ir seguida de algo que asemejaba un puñado de plumas. Al reflexionar sobre ello, mi primer pensamiento fue que la imagen recordaba a alguien montado en una escoba, una imagen similar a la representación de las brujas dirigiéndose hacia el sabbat.

Mucho antes de viajar a Haití, leí un libro titulado Vingt et un ans chez les Papous, escrito por el padre André Dupeyrat, un misionero católico francés que vivió con los papuas en Nueva Guinea. En el libro describe su encuentro con los hombres casuario, una secta de hechiceros que hacen viajes astrales. El padre Dupeyrat narra asombrosas historias sobre un hechicero amigo que era capaz de desaparecer instantáneamente delante de él, recorrer largas distancias sobre montañas y valles, y reaparecer al instante en un poblado determinado. Naturalmente el padre Dupeyrat no dio crédito hasta que fue al poblado e indagó.

En efecto, el hechicero había llegado al pueblo justo cuando desaparecía de la vista del padre Dupeyrat. En el libro decía que estos hechiceros se llaman hombres casuario porque cualquiera que los ve desaparecer, tiene la impresión de que éstos vuelan montados en un casuario, ave nativa parecida al avestruz que tiene plumas muy largas en la cola.

Cuando tomé la decisión de ir a Nueva Guinea, llamé al padre Dupeyrat y gracias a él llegué a conocer a uno de los hechiceros que menciona en el libro. El hechicero hizo cuanto le pedí. Por la noche —sólo vuelan por la noche—, desaparecía ante mí acompañado por un sonido extraño parecido a un batir  de alas de pájaro grande, y yo también pensé que le había visto montado a lomos de un casuario.

Levitación, proyección astral y viajes astrales.Pero fue en Haití, donde por primera vez percibí esta imagen cada vez que alguien desaparecía ante mis ojos; fue allí donde establecí una relación con los hombres casuario. Cuando vi que el hechicero papua, al desaparecer, iba seguido de algo similar a las plumas, concluí que eran las plumas de la cola de un casuario porque era lo que esperaba ver; me habían dicho que pasaría eso mismo. Si nadie hubiera comentado nada al respecto, tan sólo habría retenido la imagen del hechicero visto desde atrás, seguido por lo que parecían plumas; y habría llegado a la conclusión de que iba montado sobre una escoba porque ésa es mi referencia cultural. Si esta misma imagen es recogida por los papuas cuando se desmaterializa el hechicero, ellos, que no tienen la referencia cultural de la escoba, habrían concluido cíe modo natural que el hechicero alzó el vuelo a lomos de un casuario.

Según los relatos que datan de la Edad Media europea, las gentes de entonces veían brujas volando en escoba. Si el casuario fuera un ave europea, tal vez las gentes del medievo habrían visto a las brujas montadas en casuarios.

En Arabia, cuando ven a un mago desmaterializándose —he conocido árabes que sostienen que tales magos existen aun hoy en día—, también captan la imagen que he descrito. Ya que sus referencias culturales no son ni el casuario ni la escoba, ios árabes perciben una imagen que recuerda flecos de alfombra. He aquí e! origen de los cuentos cuyos personajes viajan en alfombras voladoras. En cada una de estas culturas, las gentes identifican la imagen que sus ojos captan cuando un viajero astral alza el vuelo, con cualquier cosa conocida de antemano: una escoba, un casuario, una alfombra. Los pocos sacerdotes haitianos que han visto desaparecer a alguno de sus feligreses, dicen que primero desprenden un brillo intenso y después se desvanecen de inmediato, dejando tras de sí una estela luminosa. Todo lo cual, por supuesto, no prueba que verdaderamente se produzca el vuelo.

Lo que sí sucede es que cuando la gente ve, o cree ver, a alguien que se desmaterializa, la imagen visual es siempre la misma. Aunque no queramos creer en los viajes astrales, por lo menos el fenómeno pone de manifiesto que algo muy potente cobra vida en ese momento concreto; de lo contrario, ¿por qué gentes de culturas tan distintas, a lo largo de diversas épocas, han percibido la misma imagen? ¿Es posible que todos los mitos y leyendas surjan de la realidad? ¿Es posible que los mitos no sean tales, sino historias reales basadas en los antiquísimos poderes del hombre? Hoy más que nunca, creo que esto es cierto. Y tal vez sea la idea más fascinante de todas, al menos para mí, ya que significa que todo es posible.

No olvides contribuir en la divulgación del contenido y participar activamente en los comentarios, para ganar un ejemplar de este impresionante libro (para uso privado no-comercial). Los tres usuario más activo de este mes se les obsequiará una copia gratuita del libro: Sabidurías de lo Invisible: Chamanismo, Hechicería y Vudú

Este mes de diciembre, estamos disfrutando de la lectura parcial, del fascinante libro: Sabidurías de lo Invisible: Chamanismo, Hechicería y Vudú, de Douchan Gersi (1947–2015) en homenaje al aniversario de su partida.

Comentarios

  1. Raquel Zambrano 17/04/2017 at 14:53

    Nuestras propias experiencias en los denominados viajes astrales, deben ser una guía para compartir con nuestros hermanos que se inician en estas vivencias, ya que los detalles se trasmiten en vivo y directo.

  2. Ralph Alpizar 01/01/2017 at 18:11

    Si leyo El mundo de los brujos, allí habló algo a ese respecto. Saludos e igualmente feliz año.

  3. Tata Eris 01/01/2017 at 18:10

    he tenido la oportunidad de desdoblarme en unas tres ocaciones pero me pasa lo mismo que juan manuel .. si amanda me puede dar la información para recibir las clases de gnosis estaré muy agradecido

  4. juan manuel 20/12/2016 at 14:20

    Buen reporte, yo estoy acostumbrado al viaje excorporeo llamado hoy astral, mi empeño está mas en la levitación física o vuelo mágico, lo cual por desgracia a día de hoy solo e realizado inconscientemente y por declaración de terceros. Eso sí, me apunto al sorteo del libro, no sea que contenga algo que me encienda la bombilla para lograr mi objetivo.

  5. Amanda Castro 20/12/2016 at 04:16

    Para salir astralmente, hay que meditar, hacer los mantras de las vocalizaciones y otras, y hacer las prácticas, antes de eso limpiar el aura matar los egos que son muchos y se logra salir astralmente, puedes ir a marte y a cualquier lugar, cuando al hacer los mantras, pedir a dónde quieres ir,, puedes tener contacto con extraterrestres que solo se ve al salir astralmente,porque están en otra dimensión, es maravilloso.las gnosis es la sabiduría del ser, aprende a conocerse uno mismo.Recibo clases gratuitas desde mexico de la gnosis.

  6. Pedro luis Mata 19/12/2016 at 10:50

    Se dice que las probabilidades de realizar una proyección astral aumentan cuando la persona se encuentra enferma o ha estado implicada en una experiencia cercana a la muerte, sin embargo, también es posible realizar un viaje astral a voluntad propia.

    Durante la realización de un viaje astral las limitaciones físicas parece que pueden superarse. La persona puede desplazarse a miles de kilómetros de distancia de forma instantánea, ve lo que sucede y lo describe con increíble exactitud. Los ejemplos de esta clarividencia provocada por experiencias fuera del cuerpo son innumerables. La Sociedad de Investigaciones Psíquicas británica cuenta en sus archivos con numerosos casos comprobados, que incluyen incluso la resolución de un crimen gracias a un testigo que presenció el robo y muerte de un hombre, mientras se encontraba fuera de su cuerpo.

  7. cipriano bracca 19/12/2016 at 08:41

    La Gnosis es la corriente que mas abunda en esta teoría del viaje astral, a través de muchas evidencias documentales que han publicado y difundido en la red.

Deja un comentario