Ntu y ndinga dos conceptos afrocubanos de raíces Congo

Ntu y ndinga dos conceptos afrocubanos de raíces Congo

Una ley de la magia animista conocida como: Ley de los deseos expresos y  que en el mayombe adquiere singular importancia nos dice:

La palabra, gestos y acción de un hombre vivo son superiores a cualquier otra manifestación, como máxi­ma expresión de fuerza vital, por lo que tienen que acompañar a la acción en los ritos para conducir las energías espirituales en la forma deseada al objetivo, así que si el resultado es bueno, tenemos que mostrar alegría, risa, amor o compasión a la hora de realizar la acción, como si es malo tristeza, odio o rencor. Según sea nuestro estado anímico al realizar una determina­da acción será la fuerza vital que emanaremos hacia el efecto de la acción.

Los nganguleros consideran que existe un grupo o categoría de seres que se caracterizan por estar dotados de dos fuerzas específicas en su naturaleza interna:

Una fuerza llamada ntu (trad. lit. inteligencia), que es la que aporta el don de la “inteligencia” y el de la voluntad, y una fuerza llamada ndinga (trad. lit. palabra), que es la que otorga el don de la palabra y la que configura la propia personalidad del ser. (Ambos conceptos están desarrollados ampliamente en el libro: Palo Monte Mayombe: La Nfinda y la Concepción del Ser y del Conocimiento).

Mediante ambas fuerzas, ntu y ndinga, estos seres ejercen su dominio sobre los demás seres y fuerzas que existen en la Nfinda (Universo congo afrocubano). Dichos seres que poseen ambas fuerzas son Dios (“Nsambia”), los santos congos (“mpungu”), los espíritus difuntos (“nfuiri ntoto”) y los seres humanos (“bantú”).

Una de las características esenciales de todo lenguaje en el Palo Monte Mayombe es que está impregnado de religión: el lenguaje oral, el lenguaje escrito, el lenguaje artístico o el lenguaje mímico. Así pues, a las palabras, además de servir para la comunicación de ideas, se les atribuye un valor místico, tal como si tuvieran existencia objetiva y cercana a la acción.

Ernesto Vandama revela de este modo una idea que es compartida por todos los nganguleros:

 “Para nosotros (los nganguleros), toda hechicería se considera como hechicería de la palabra, es conjuro y encantamiento, bendición y maldición”.

 

 

Comentarios

  1. Ralph Alpizar 20/09/2017 at 10:25

    En boca cerrada no entran moscas! así decia mi taita.

  2. Amanda Castro 20/09/2017 at 04:14

    Nsala maleko muchas veces cuido lo que voy a decir, pq soy espontanea y cuando digo algo muchas veces sucede y me asombro de ello, muchas veces prefiero callarme para que no suceda nada .

Deja un comentario