Cimarrones o apalancados

Cimarrones o apalancados

El vocablo cimarrón (Plu. Cimarrones) se aplicó, al inicio, al ganado de cuerno y cerda que se reprodujo ex­traordinariamente hacia el tercer cuarto de siglo xvi en Cuba. Los primeros proliferaron en las anchurosas saba­nas cubanas, y los segundos, en las elevaciones selváti­cas, de cuya caza, sacrificio y aprovechamiento de cuero y carne, se basó la economía isleña y con posterioridad, el contrabando.

También se conoce por cimarrones a personajes muchas veces históricos, devenidos legendarios. También jíbaro. Se aplica ambos vocablos, primero, al ganado convertido en salvaje, y des­pués, a los negros de origen africano, que durante la es­clavitud escapaban de sus amos y se internaban en las espesuras de bosques y montañas, así como en cavernas, donde a menudo formaban colectivos y familias, con cierto grado de organización y jerarquías. A estos grupos se les denominaban palenques (en Brasil, quilombos).

Cimarrones o apalancadosLas le­yendas y la literatura cubanas recogen historias y anéc­dotas de célebres cimarrones. Las leyendas sobre los héroes y patriotas cuba­nos están jalonadas de varios términos genéricos, de apa­rición consecutiva en la historia nacional. Los primeros: indígenas rebeldes, eran llamados caníbales o caribes, en los escritos que los conquistadores españoles dirigían a la Corona para justificar su esclavitud, entre los que se destacaron Hatuey, Guamá y Caciguaya. Con posterio­ridad, durante la conquista del país en todo el primer ter­cio del siglo XVI, los negros africanos escapados de la es­clavitud fueron llamados peyorativamente jíbaros o cimarrones, a lo largo de todo el período colonial.

Dos siglos después, los criollos y otros rebeldes del campo insurgente contra el yugo colonial, recibieron la denominación despectiva de mambises (de mambí, en singular, término que quedó así, a pesar de las reglas gra­maticales). Los mambises comandados por Antonio Maceo, durante los primeros años de la guerra de 1868­ -1878, buscaron instintivamente los antiguos palenques de los cimarrones, en los profundos bosques y los trans­formaron en hospitales, talleres y viviendas. José Luciano Franco llama al palenque “refugio secular de la libertad en la isla”, y puede considerarse como valiosa contribu­ción de los cimarrones a la guerra separatista.

Casi 100 años después, este último vocablo se transformaría en “bandidos”, “rebeldes” o “barbudos”, según fueran cita­dos por la tiranía o el pueblo solidario, al tratar acerca de los guerrilleros “alzados” en las montañas orientales de la isla, hasta 1959. Así se puede ver la evolución histórica del término cimarrón, convertido en el mambí del siglo XIX, y por último, en el rebelde o guerrillero del siglo XX.

Comentarios

  1. profnmarchan 29/10/2016 at 18:01

    Nsala malekun, interesante este tema, aquí en Venezuela, el negro cimarrón cuando escapaba formaba un cumbe (comunidad) también se utilizaba el termino de rochela, este fenómeno derivado de la esclavitud se dio a lo largo de américa, que bueno poder leer de este tema !!!

Deja un comentario