Zombis en Haití

Zombis en Haití

Cuando pensamos en zombis, acuden a nuestra mente imágenes de novelas y películas de terror que tratan de lo sobrenatural. Sin embargo, los zombis son reales, pero no tal como los describen muchos escritores y directores de cine de fértil imaginación.

Los zombis no son un producto de la magia negra, ni son muertos vivientes; no obstante, la realidad que envuelve a los zombis es tan espantosa como la ficción. En Haití, el término zombi designa a alguien del que se cree que es un muerto viviente, pero también se refiere a los recién nacidos y a los niños muy pequeños que mueren antes de ser bautizados (cuyas almas pueden ser capturadas con varios propósitos). A excepción del mes de noviembre, ningún haitiano en su sano juicio pasaría nunca de noche por delante de un cementerio, por miedo a encontrarse con un zombi. Los haitianos creen que si un zombi les mira, también ellos se convertirán en zombis, a menos que arrojen sal a los ojos del zombi, cosa que le hará inofensivo o le hará desaparecer. De modo que todo el que debe desplazarse por la noche siempre lleva sal consigo.

Zombis en Haití Nadie sabe con exactitud cuándo y dónde se hicieron los zombis por primera vez. La antigua literatura hindú menciona una planta que transforma a las personas en zombis, y ello me lleva a pensar que tal fenómeno tenga su origen en la India. Sin embargo, en África he sabido que hay hechiceros que, valiéndose de tradiciones seculares, todavía crean zombis. Tampoco sabemos si la creación de zombis tiene una faceta religiosa, pero podemos especular con el hecho de que los zombis fueran comúnmente utilizados como esclavos. Es sobre todo para tal propósito que los bokors de Haití hacen zombis hoy en día.

Efectivamente, muchos bokors son propietarios de grandes granjas y no son dados a pagar la mano de obra que necesitan. Creando zombis tienen un acceso fácil a trabajadores que sólo requieren cobijo y alimento. También emplean zombis para tocar los tambores en las ceremonias. Agobiados por el trabajo, agotados por la falta de sueño y no siempre bien alimentados y cuidados, estos esclavos de los tiempos modernos no viven demasiado y se les puede sustituir con facilidad. La mayoría de los bokors ocultan el fenómeno de los zombis bajo un aura de sobrenaturalidad y misterio. Ello contribuye a que las gentes crean que los zombis son muertos devueltos a la vida por obra de sus poderes de magia negra. Pero hacer un zombi no es más que un sencillo proceso químico resultante de la ingestión de una mezcla determinada, que los haitianos llaman concombre-zombi (pepino de zombi). Se ha escrito copiosamente sobre el concombre-zombi y son abundantes los datos que circulan sobre el tema; los propios bokors, que desean guardar la mezcla en secreto, son autores de una gran parte, en buena medida falsa. Me costó mucho tiempo y mucha paciencia ganar la confianza de uno de los numerosos bokors con los que tomé contacto para reunir datos, pero al final tuvo a bien transmitirme el secreto para hacer un zombi.

Zombis en Haití Algunos zombis parecen ser capaces de pensar aunque hablen con dificultad; otros pueden hablar pero han dejado de pensar hace tiempo: ya no tienen memoria. Y también hay zombis que han perdido la facultad de hablar y de pensar, y que se mueven como los personajes de las películas de terror, con la mirada vacía y extraviada. Los que han dejado de pensar y ya no son conscientes de las iras que despertarán en su amo si lo abandonan, los que de repente se tornan amnésicos, son los zombis que se libran de la esclavitud; se les ve andando por los caminos o cruzando las calles de las ciudades. Con un poco de suerte, serán reconocidos por un amigo o un pariente. Imagine el lector las emociones de un amigo o de un padre al encontrarse con alguien al que habían llorado y enterrado tiempo atrás.

Si esto llega a suceder, la familia a veces lleva al zombi al hospital, de ahí van a Puerto Príncipe, a la clínica del doctor Lamarck Douyon, un psiquiatra haitiano que ha dedicado muchos años de su vida a curar zombis con medicinas diversas. Y lo consigue si los daños causados al cerebro no son irreversibles.

No olvides contribuir en la divulgación del contenido y participar activamente en los comentarios, para ganar un ejemplar de este impresionante libro (para uso privado no-comercial). Los tres usuario más activo de este mes se les obsequiará una copia gratuita del libro: Sabidurías de lo Invisible: Chamanismo, Hechicería y Vudú

Este mes de diciembre, estamos disfrutando de la lectura parcial, del fascinante libro: Sabidurías de lo Invisible: Chamanismo, Hechicería y Vudú, de Douchan Gersi (1947–2015) en homenaje al aniversario de su partida.

Comentarios

  1. cristian.z 4 Enero at 01:27

    el fenomeno zombi ha sido tratado desde la antropologia,la cinematografia,la ciencia ficcion,en un articulo que leei una vez,el escritor señala que la palabra zombi ,se podria derivar de la palabra NZAmbi,si bien es cierto que los zombis mas famoso son los de haiti….siempre me ha parecido que una forma de ayudar a haiti en su pobreza extrema es que todas esas peliculas que lucran con este tema debieran de proporcionales a haiti un dividendo,ya por ser ellos los creadores de estos famosos personajes,a parte que la palabra zombi es exclusiva haitiana……

  2. Amanda Castro 23 Diciembre at 01:28

    He escuchado varias versiones de distintas personas, una que pasaron en embarcaciones por haiti, otras que estuvieron en esa isla, es fuerte la situación , muchas veces ha sucedido que pensaron que las personas murieron dándole sepultura y después descubren que los están utilizando, y los tienen de esclavos, como ud narra, de hechos reales que se vive en haití, interesante su investigación nfumo Ralph Alpizar .

  3. Judith 23 Diciembre at 00:11

    Excelente, cómo estudiante de antropología tengo una anécdota, era la clase de antropologia de la religión y escoji ese tema. El profe era visitante de Francia y su reacción a mi tema fue eres una cinefola( claro luego averigüe q era). Me dijo para hacer este estudio tienes q ir a Haiti ?? luego de ver todas las películas ? del tema. Esa no era la intención sino educar a mis colegas y a mi también. Precisamente para separar la realidad de lo q la gente cree. No entendió pero le gustó mi trabajo.

  4. ndokiviramundo 21 Diciembre at 18:22

    La enseñanza q das con estos temas es increible siga adelante mi amigo!!!! Estoy muy interesado en sus libros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web