Yucatecos en la Habana Vieja.

Desde los primeros tiempos del descubrimiento y conquista de Cuba (1492) la isla se convirtió en un territorio estratégico como punto de partida para las campañas de conquista de los españoles a los territorios vecinos. Los invasores intentaron explotar a los indígenas nativos, pero como ya dije desaparecían rápidamente. Entonces pretendieron sustituirlos por Yucatecos, que sí luchaban duramente y cobraban vidas de “rancheadores”, esto origino un caos que propicio la trata de Esclavos Africanos que, al decir de los mismos explotadores, valían en el trabajo por cuatro indígenas.

Yucatecos en la Habana Vieja.
Arte religioso congo

Francisco Hernández de Córdoba llegó a Yucatán en 1517 al frente de la primera expedición formal a partir de la isla de Cuba fueron llevadas de regreso piezas de oro a Cuba por el padre González, Diego Velázquez de Cuéllar, gobernador de Cuba, inmediatamente organizó una segunda expedición. La cual encargó a su sobrino Juan de Grijalva quien en 1518 zarpó de Cuba con una expedición integrada por cuatro navíos y doscientos cuarenta hombres, el mando de la expedición recayó en Juan de Grijalva. Los expedicionarios llegaron a la Isla de Cozumel y exploraron el litoral de Yucatán. Para más información les remito a leer un reportaje sobre la obra Yucatecos en Cuba: Etnografía de una migración, de Victoria Novelo. De ella extraigo lo siguiente:

[…La contrata de mayas como “colonos” teóricamente libres escondía un trabajo esclavizado. La venta de personas se mantuvo unos doce años hasta que Benito Juárez la prohibió en 1861. Las casas de contratación conocidas en el tráfico de africanos, chinos y yucatecos eran las firmas Zangroniz y Hermanos y Goicuría y Compañía. En otra investigación se añade al personaje Pancho Marty (Francisco Martí y Torrens) como traficante de familias mayas a Cuba desde 1847 a 1853. Marty era catalán avecindado en La Habana desde principios del siglo XIX y gozaba de privilegios del gobierno de Cuba y Yucatán para la pesca en el golfo de Campeche. 

Los negreros cubanos enviaban a Yucatán a un contratista que pagaba veinticinco pesos por cada maya capturado, ya fuera rebelde o pacífico. De ese modo, unos dos mil fueron vendidos a Cuba. (…) La compraventa de mayas yucatecos se mantuvo por más de veinte años y más allá de la prohibición expresa de Juárez…] 

[…Se debe señalar lo bien documentada de esta obra a partir de las informaciones que pudo procesar, tanto en archivos mexicanos como cubanos, el trabajo de campo en México y en Cuba, y cientos de entrevistas en ambos países, a yucatecos y a cubanos. Uno de los primeros intercambios mercantiles entre los españoles residentes en Cuba y los colonizadores de Yucatán fue llevar indios a Cuba a cambio de alimentos y otros objetos….] 

(…) Desde 1564 se conocía el barrio de Campeche. Comprendía desde la (calle) Merced hasta Paula, en la Habana Vieja, donde se encontraban chozas con miserables conucos y labranzas y era habitado por indios que venían de Campeche (…) Ese barrio todavía existía en el siglo XVIII. 

(…) En una de esas barriadas donde vivían indios de Yucatán y aun de Campeche, las casas podían estar o no alineadas pues se construían al capricho del propietario y estaban cercadas por cuatro costados con “una muralla doble de tunas bravas”. Las casas eran de paja y tablas de cedro y en el corral sembraban árboles frutales, el mobiliario consistía en bancos o asientos de cedro o caoba “sin espaldar, con cuatro pies que forran en lona o cuero crudo que por lo regular es el lecho de la gente pobre”. Los utensilios de cocina eran generalmente de fierro, aunque los indígenas fabricaban cacharros de barro “que prefieren para condimentar sus alimentos particulares”. El servicio de las mesas es de loza de Sevilla. Las bateas y los platos los hacen de sus maderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web