Nzazi “El Espíritu del Rayo”

Nzazi “El Espíritu del Rayo”

Dentro de los sistemas de creencia bantú los fenómenos atmosféricos como el rayo, nzazi o nsazi, el arcoíris, las nubes, la lluvia u otros están por lo general asociados a manifestación visible de energías invisibles que constituyen sus “divinidades” o nkisi. Estas deidades se desarrollan en cuatro ámbitos o dimensiones que pueden ser: simbi (cuando son de agua), kinda (cuando son de tierra), kita (cuando son de fuego,) o mbumba (cuando son de aire), según la clasificación del Dr. Albert Doutreloux (antropólogo francés que estudio con profusión la cultura Yombe en su obra: L’ombre des fétiches, Société et culture yombe). Sin embargo esta clasificación presenta variaciones con respecto a su definición y empleo en otros pueblos diferentes a los yombe, mismo que sean bakongo, por ejemplo: entre los vili de la región de Luango los simbi son seres espirituales de tierra y energéticos y no de agua como lo es entre sus vecinos yombe, mas sin embargo, la diferencia en los términos no difieren en su significado.

En sí mismo estos fenómenos son considerados “fuerzas numen” con personalidad y accionar propio que pueden ejecutar  castigos a los transgresores de los tabúes, intervenir de forma autónoma para transformar la vida de los seres humanos, animales, plantas, minerales etc., y su actividad no necesitan de la intervención del nganga nkisi (sacerdote). Más específicamente dentro de los yombe el rayo tiene una importancia mayor al ser identificado con su “deidad” suprema nzazi.

Nzazi “El Espíritu del Rayo”
Nzazi “El Espíritu del Rayo”

El termino Nzazi en lengua kikongo significa literalmente rayo y es además una “divinidad” asociada al rayo entendiendo este como la descarga de electricidad en sí misma unida al trueno que es el sonido que produce, al relámpago que es la luz que desprende y a la tempestad que es el ámbito donde se expresa y por supuesto al fuego. Estas diferenciación es necesarias para un estudio profundo de la personalidad, atributos y “poderes mágicos” de este “nkisi banene” (trad. lit. Gran “deidad”) cada una de estas “formas de materialización” dota a la “divinidad” de características singulares en el accionar de su “universo mágico”. Está íntimamente relacionado con Kalunga (dimensión mágica del mundo de lo “no vivo”) y más concretamente a mpemba (mundo de los seres difuntos y de las historias). Él ejecuta las sentencias sumarias por su temperamento violento y contundente. Es dueño de ciertas aves rapaces como el Águila Culebrera (Dryotriorchis spectabilis) de cuyas plumas se hacen dardos dotados de “poder” para prevenir los ataques de los kindoki (comedores de almas) y sus tripas son usadas luego de disecadas para “atar mágicamente” a los oponentes. También del leopardo (Panthera pardus) cuyas partes (piel, garras, dientes y carne) eran privilegio de los nfumu (jefes) tocarlas, usarlas como ornamento e incluso utilizarlos para la magia o comerlas, este animal es a veces usado como representación mágica del propio nkisi como también  algunos tipos de serpientes. Dueño del color rojo por su carga de violencia implícita y del blanco por su vinculación a los espíritus (mpemba). Asimismo de los sonidos estridentes, de la maraca (simbolismo de la lluvia) y actúa además en el ámbito del pensamiento, las ideas y los sueños.

Antiguamente los nganga nkisi que se emplean en exclusiva a sus ritos y eran conocedores de sus misterios, eran preparados en las escuelas iniciáticas durante al menos tres años antes de poder dedicarse a manipular esta “deidad”. En tiempos pasados esta preparación que era impartida por otros nganga nkisi que pertenecían a su “sociedad secreta”, pero hoy en día esto ya no es tan riguroso. La hipótesis sobre el origen y similitud de este nkisi genuinamente bakongo con el Siete Rayo criollo de Cuba parte de la copiosa cantidad de esclavos que desde el epicentro de este culto en el siglo XVIII y principio del XIX el pueblo congolés de kinzazi, fueron llevados a la isla, aunque obviamente su culto es de tiempos más remotos. Extrañamente con el aumento significativo de la trata negrera en la segunda mitad del siglo XVIII y primera del XIX este culto disminuyó en África….

Continuara…

Por favor si va ha hacer uso de este articulo fuera de esta página hágalo citando la fuente, sea respetuoso con el Derecho de Autor. Gracias

Comentarios

  1. profnmarchan 17 Julio at 18:05

    Buenas tardes, excelente articulo, nsazi 7 rayos, la nganga característica de me los iniciados en la regla mayombe, y derivada, de la secta de los hombres leopardo !!!

  2. Aracelis M. 7 Julio at 18:00

    Por lo general los tata nganga lo fundamentan en una vasija de barro, se caracteriza por ser del genero de los kita, es decir del grupo de los de fuego . Su personalidad tempestuosa hace que sea respetado y temido. Se define como una entidad masculina y con mucha fuerza que viste o se identifica con atuendos de piel de leopardo. Su color es el rojo, que simboliza la sangre. Es muy conocido dentro de este culto y ocupa una alta jerarquía.

  3. Ralph Alpizar 11 Mayo at 18:00

    Nzazi es una de las deidades principales del palo monte y en cuanto a la regla, rama o variante mayombe es la principal. Me alegro que le gustara. Saludos

  4. elwin 6 Mayo at 14:08

    Muy bueno el articulo. soy estudioso de la cultura bantu. y por consiguiente gangulero.

Deja un comentario