Linajes congos en el Oriente cubano

Linajes congos en el Oriente cubano

Antes de pasar a las conclusiones de la lección I; expongo unos datos someros para situar al lector en los diferentes y abundantes linajes congos del Oriente cubano. Siguiendo el citado trabajo de la Dr. Portuondo Zúñiga.

“Hubo, naturalmente, una adaptación al medio propiciada por el intercambio de experiencias con el aborigen; hubo también mestizaje entre ambos y con los blancos españoles, muy en particular con los 20 soldados destacados en las minas, de quienes se tomaron algunos de los apellidos de los criollos descendientes de la comunidad. El capitán Juan Moreno —conocido como “el negrito de la virgen”—, líder de los acimarronados en 1670 se casaría con la mulata María de los Reyes, descendiente de uno de aquellos soldados.

Linajes congos en el Oriente cubano
Escalinata de la Ermita de la Virgen de la Caridad del Cobre. Santiago de Cuba.

Lo que se ha tomado como un “milagro” de la buena administración de Francisco Sánchez de Moya nunca hubiera sucedido sin los antecedentes del desarrollo tecnológico de aquellos congos bozales. Se corrobora por su pronta reacción contra la dominación colonial, pues, aunque Sánchez de Moya procedió, por lo general, con buenas maneras en el laboreo de las minas y en la producción para el consumo, y permitió el perfeccionamiento de las habilidades con algunos maestros fundidores europeos que había traído; los africanos pronto se arrogaron los derechos que correspondían por su trabajo, lo que transmitieron a sus descendientes criollos y mestizos. Muchos de estos últimos, vinculados a la herencia aborigen.

El espíritu de rebeldía proviene de las dos décadas de administración de Sánchez de Moya, quien debió fabricar dos cepos de caoba y no pudo impedir la insubordinación, no obstante las bienandanzas de la explotación cuprífera y los excelentes dividendos.

El grupo mayoritariamente de linajes congos allí asentado parece haber tenido características particulares que favorecieron la cohesión de la comunidad; por la identidad étnica y las similitudes en las lenguas habladas se deducen la fortaleza de las tradiciones orales heredadas, la mentalidad religiosa y las ya referidas experiencias tecnológicas.

Linajes congos en el Oriente cubano
El Castillo de San Pedro de la Roca o Castillo del Morro en Santiago de Cuba. 2006

Luego de más de cuarenta años de fundado Santiago del Prado, la comunidad de cobreros se había consolidado con unos 315 individuos y tres generaciones que vivían en 118 bohíos. Uno de los inventarios de la población esclava es aquella ejecutada por orden del monarca en 1648 con motivo de los autos llevados a cabo en comisión por el capitán Santiago Ramírez de Herrera.

Algunos linajes congos de los africanos, inmigrantes forzados, se dicen congos; otros declaran ser de subgrupos o pueblos: ngolas (15), embullas (7), mutembos (2), gangas (4), catangas (3),  matambas, luandas, biojos, gaytos, quibundos, embaxes, cakongos, cafungas, malumbas, matetes, quitembos, enchicos, bonigos, quimbutos, cangaras, banguelos, jungues, sabues, mulumbis, quitus, mofongos, mambos, barrigas, lunguengues, mayalas, etc.

Entre los tres catangas se cuenta un rey. Además de los maestros de fundición, los hubo en carpintería, de azúcar y hasta en chirimías. Hay curtidores, tejeros, aserradores y otras innumerables ocupaciones artesanales.

No hay nada por azar en el relato mítico del hallazgo de la imagen de la virgen de la Caridad del Cobre sobre las aguas de la bahía de Ñipe: Juan o Antonio Angola, es quien, desde el hato de Barajagua informaría al administrador Sánchez de Moya de la llegada de la imagen encontrada por los hermanos Hoyos y por aquel criollo de bantúes (segunda generación] que se llamó Juan Moreno.”

Fin de la lección I.

Comentarios

  1. Ralph Alpizar 26 Enero at 16:37

    Que experiencia! Gracias por compartirla con todos nosotros

  2. Amanda Castro 26 Enero at 16:35

    Hoy dia hay muchos linajes congos esparcidos en diferentes lugares de la américa y muchos fueron utilizados y luego vejados, matados y muchas cosas tan horrorosas, y muchos huyeron, tuve una experiencia el el cerro el ávila en la subida llamada los españoles cuando estaba en excursión por esas zonas donde hay un lugar que tenían a esclavos atados martirizando los y tenían que entrar por una puerta que era menos de la mitad de la cintura para abajo la entrada y donde si no lo hacian rápido era peor el maltrato, y sentía sus gritos y al ir caminando en cuestión de segundos mi espíritu salio de mi cuerpo, vi mi cuerpo en el suelo, volvió mi espíritu a mi cuerpo, y me dolía todo el cuerpo , mi esposo pensó que me había muerto, fue algo que todavía vivo asombrada y recuerdo esos gritos, en ese lugar que me atormentaban la cabeza, las personas corrieron , pq no me tropecé ni había piedras para caerme, pienso que fue algo rapido de desprendimiento del alma por cuestiones de segundos, lo que mas me impacto es sentir sus gritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web