Historia de la Regla de Palo Monte

Historia de la Regla de Palo Monte

Seguimos en la parte final de las conclusiones de la Lección I. Los seguidores que se incorporan con retraso, les recomiendo leer las notas anteriores para entender todo el proceso histórico que nos va a conducir a redescubrir la historia de la Regla de Palo Monte desde sus inicios, al final del conjunto de lecciones que se publicarán en el transcurso de este año.

Me suscribo, y quiero que lo tengan muy claro, a la opinión de muchos investigadores y sobre todo religiosos de la afrocubanía, que desde hace mucho venimos planteando, lo inapropiado de seguir denominando a los diferentes cultos religiosos de sustrato congo en Cuba con el término Regla de Palo Monte o Regla Congo. En tanto no exista un consenso para el uso de una mejor y adecuada definición, me veo obligado a seguir empleándolo.

Por eso cuando escribo de la historia de la Regla de Palo Monte lo empleo como termino genérico que engloba toda la significación del universo congo afrocubano. En lo sucesivas lecciones daremos cuentas de las diferencias acentuadas de cada corriente religiosa y el porqué de lo inapropiado de esa terminología.

Seguimos con el resumen de la lección I. Habíamos terminado haciendo referencia a un escrito de Miguel Barnet, donde define que son las religiones afrocubanas, en mi parecer de forma muy acertada. Ya Portuondo Zúñiga nos aseguraba que:

Historia de la Regla de Palo Monte
Atardecer. Alfredo Cecilio Rodríguez.

“Hubo, naturalmente, una adaptación al medio propiciada por el intercambio de experiencias con el aborigen; hubo también mestizaje entre ambos y con los blancos españoles”

Ese trasvase intercultural no se limitó al ámbito socioeconómico sino que se tiene constancia de una influenciá en lo religiosos, que llega hasta nuestros días. Ritos que aún hoy se practican secretamente en los muna-nsó de cualquier parte de Cuba, surgieron en el Departamento Oriental en el remoto siglo XVI de la unión del behique de nuestros taínos aborígenes y el africano congo. Ya llegaremos a esas conclusiones.

La influencia del africano de origen congo en el Departamento Oriental era de tal magnitud para la época, que su influencia se hizo sentir hasta el mítico relato del hallazgo de la imagen de la virgen de la Caridad del Cobre. Como muy bien tiene estudiado Portuondo

Después de abordar en la Lección I de forma muy simplificada datos aportados en las obras citadas, sobre la Trata de los primeros tiempos de la colonia en la zona Oriental y el régimen impuesto al esclavo en las primeras oleadas de emigración forzada. Recomiendo ampliar estas informaciones que redundará en una mejor comprensión de la historia de la Regla de Palo Monte con la siguiente bibliografía:

  • Carbonell, Walterio. “Mayombe” en Cuba, La Habana, diciembre de 1967.
  • León, Argeliers. Artes plásticas. Dirección General de Cultura, Ministerio de Educación, No. I, 1960.
  • Archivo Nacional de Cuba (ANC). Correspondencia cíe tos Capitanes Generales, leg. 27, No.72, 1767; leg. 26, No.50, 1768, leg. 22, No. 84, 1769yleg. 10, No. 76.
  • Levi Marrero: Cuba: economía y sociedad; Azúcar, ilustración y conciencia (1763-1868), T. IX, Ed. Playor S. A., Madrid, 1983
  • C. Dallas: Historia de los cimarrones, Ed. Casa de Las Americas, La Habana, 1980.
  • Archivo Histórico Oficina del Conservador de la Ciudad (AHOCCC). Actas Capitulares,, No. 13 de 31 de agosto de 1786, f. 174.
  • ANC. Correspondencia de los Capitanes Generales, leg. 39, No. 3, de 17 de febrero de 1789 y leg. 39, No. 2, de 16 de enero de 1789.
  • ANC. Reales Órdenes y Cédulas, leg. 4, No. 165-A, Real Orden, en Palacio, de 28 de febrero de 1789; AHOCC. Actos Capitulares, No. 13, de 22 de octubre de 1787, f. 335-336 v.
  • AHOCCC. Ayuntamiento, Cuarto Cuaderno de Bando de Gobierno de 22-de junio de 1793. Las fiestas debían celebrarse entre las 2:00 p.m. y las 12:00 meridiano.
  • José María Callejas: Historia de Santiago de Cuba, Irtip. La Universal, La Habana, 1911, pp. 51 y 53, y AHPPSC. Actas Capitulares, No. 15, de 24 de octubre de 1796.
  • Emilio Bacardí Moreau: Crónicas de Santiago de Cuba., T. I. Tipografía Arroyo Hermanos, Santiago de Cuba, 1925, p. 221 y AHOCC. Actas Capitulares, No. 13, de 11 de abril de 1785, f. 145 v.
  • ANC. Asuntos Políticos, leg. 6, No. 4. Bando de Buen Gobierno del Sr.Coronel de los Reales Exércitos Gobernador y Capitán a Guerra don Juan Nepomuceno Quintana, de 27 de febrero de 1796.
  •  José Luciano Franco: Documentos para la historia de Haití, en el Archivo Nacional, Publicaciones del Archivo Nacional de Cuba (XXXVII), La Habana 1954, pp. 81 y 82; AHOCC. Actos Capitulares, No. 14, de 25 de septiembre de 1795. Real Orden firmada en Aranjuez el 30 de mayo de 1795.
  • Carlos Esteban Deive: Las emigraciones dominicanas a Cuba, Ed. Taller, Santo Domingo, 1989, pp. 30-36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web