Del nkisi africano a la nganga afrocubana

Del nkisi africano a la nganga afrocubana

La nganga afrocubana también llamadas enganga, prenda, fundamento, caldero o simplemente nkisi (y su variante dialectal nkiso) es de origen congo según todos los estudios sobre este culto cubano realizado a lo largo de estas ultimas décadas por investigadores cubanos y extranjeros. Esta nganga afrocubana es un receptáculo mágico, que contiene las “fuerzas numen” que manipula el ngangulero, (sacerdote dueño de la nganga).

El nkisi africano antecesor de la nganga afrocubana reside también en recipientes de diferentes tipos, pero preferiblemente el bakongo busca para su culto espacios abiertos.

Del nkisi africano a la nganga afrocubana
Del nkisi africano a la nganga afrocubana

En Cuba, el africano ya acriollado imposibilitado de ejercer su culto en esos espacios abiertos se vio en la obligación de sintetizar ese entorno natural, habitual morada del Nkisi en un espacio reducido, que tenía la ventaja de poderse trasportar, esconder o guardar con facilidad de curioso, y sobre todo de la policía que castigaba a quienes ejercían este tipo de prácticas religiosas en tiempos de la colonia, por tal motivo predomino el estereotipo que hoy conocemos como nganga afrocubana.

De aquí que se aprecie como en las zonas rurales de Cuba los africanos pudieron conservar la tradición de consagrar árboles, lagunas y otros entornos naturales a sus Bakisi para realizar sus ritos en ellos y el fenómeno de la creación de la nganga afrocubana con el estereotipo que hoy está más extendido en la isla es su forma de caldero ya sea de barro, hierro u otro material fue más tardío.

Esté hábito de estereotipar los nkisi en calderos de barro o hierro, así como en otros recipientes, surgió en los centros urbanos cuando ya el culto se había generalizado por toda la isla.

Para el afrocubano no existe diferencia entre el nkisi que habita en un árbol, una piedra, el mar, los ríos, en la lluvia, el rayo u otros fenómenos atmosféricos o también en un determinado entorno como  pueden ser pequeños bosques, riachuelos o lugares con especial “poder”, y el que habita en su nganga. Ambos cumplen la misma función y su espectro irradia todo su entorno, dándole al lugar un carácter sagrado y mágico, el ngangulero mediante el rito adecuado, puede independientemente de donde habite el nkisi “tratarlo” para hacerlo propicio y como consecuencia obtener amparo y protección de esa “fuerza numen” o entidad espiritual que él manipula.

Comentarios

  1. amanda castro 11 Mayo at 05:00

    Todo es energía perfecta y hay que saberlas manipular para conseguir el bien, hay muchas personas que igual las manipulan para dañar, todo se trasforma y cada cual las utilizaran a su manera, maravilloso su escrito saludos nfumo.

  2. Eshu gbemi 28 Abril at 14:23

    Buen dia estimado Ralph excelente articulo me gustan mucho este tipo de artículos porque viene esclareciendo una serie de mitos y leyendas que encajonan la práctica del palo monte afrocubano a nivel mundial. Pienso que no hay mas nada que agregar mas claro imposible. Saludos…Raymer-VZLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web