Amarrar las cuatro esquinas.

Un ngangulero me explica una de las formas de “amarrar” las “cuatro esquinas” mediante los “nkangue-masango”:

“Se cogen cuatro pajas de maíz y en medio de cada una se coloca lo siguiente: un poco de “ntoto-andilú” (trad. tierra de las cuatro esquinas), tres hierbas finas o bien “nfita kimbansa” (la hierba conocida como “pata de gallina”; Eleusine Indica, L., Gaerth.), y un poco de tierra de la “prenda” (“nganga”). Luego, se escupe tres veces a todo esto y se “sopla” chamba y humo de tabaco. Con la paja se envuelve todo como si fuera un bulto y con la misma paja se hacen tres nudos”, quedando todo como un bulto anudado. Después, se colocan discretamente los cuatro “nkangue” en cada una de las esquinas con el pleno convencimiento de que quedarán completamente amarradas. Sin embargo, antes de llevarlas, se deberán de colocar sobre la “prenda” y preguntarle si da “licencia”; y si no da “licencia”, es que falta algún ingrediente que es necesario”,

Lydia Cabrera hablando (1975 a:43l) sobre las propiedadades de la grama (Cynodon Dactylon, L, Pers.) y sus utilidades para realizar los “amarres” o “nkangue”, señala lo siguiente:

“Se emplea (la grama) antes de comenzar el juego de palo (el ritual de Palo Monte Mayombe) para hacer nkangues que se sitúan en las esquinas y protegen la reunión del brujo y de sus clientes”.

A continuación, Lydia Cabrera describe un conjuro que realiza el ngangulero mientras confecciona los “nkangue” con las gramas:

“Ingrama ngrama Nené, vamo nkanga mundele. Vamo nkanga mundele. ¡Barajo! (¡carajo!). ¡Kánga mundele! No hay mundele que me bonda (no hay enemigo que me tenga), no hay justicia que me isa (capture, aprese). Si hay mensu (ojo) no me mira. Si tiene nkutu (oído) no me oye. Si tiene lémbo (brazo) no me coge. Si tiene malo (pie) no me alcanza. Si tiene masuru (nariz) no me kamba (huele). Mundele cuenda kiako (la policía) vamo a mundele (que huya la policía). Medio fuerte no hay cambio. Sube nsulu (cielo), cae Ntoto (tierra). Sulu (cielo) son mosquitero, kariempemba (hechizo) tá eperando”[1].

Lydia Cabrera explica (1977:16) que esta operación no es más que una medida de precaución ante la posible intromisión de la policía o cualquier otro contratiempo que pudiera producirse. En efecto, y señala también que estos “amarres” igualmente se realizan en la Regla de Osha:

Amarrar las cuatro esquinasAmarrar las cuatro esquinas
Amarrar las cuatro esquinas

“Las viejas iyaloshas (santeras) empleaban excremento de carnero, de perro y de gato, vergonzosa, amansa guapo (posiblemente, Capparis Cynophalophora) y cascarilla. Todo esto, tostado, molido y cernido muy fino, se metía en un recipiente que se guardaba junto a la sopera que contiene la piedra de Obatalá (“orisha” lucumí). Los días en que se celebraban los ritos de iniciación (llamados “kariosha”) u otras ceremonias de culto, se soplaba este polvo en las cuatro esquinas, con unas partículas de cacao. También se tuestan v se reducen a polvo hojas de trébol (Trifolium Repens, Lin.), maravilla (Mirabilis Jalapa, Lin.) y yerba de la orilla. Se esparce en la puerta y en las dos esquinas”.

Realizados los “nkangue” y colocados sobre la “nganga”, el oficiante deberá preguntar a la “nganga” si da “licencia” para que sean llevados a cada una de las cuatro esquinas. Si la “nganga” no da “licencia”, es porque falta algún ingrediente en los “nkangue” y hay que averiguar qué es lo que concretamente falta. En el caso de que la “nganga” si da “licencia”, un “nweyo” suele ser el encargado de llevar los “nkangue-nsila” a cada una de las esquinas del “muna-nsó”, saliendo a la calle por la derecha y regresando por la izquierda. Al ngangulero encargado de llevar los “nkangue-nsila” se le llama “mensajero” o “mensajero-nganga”; y mientras lleva los “nkangue”, todos los nganguleros realizan mambos junto a la “nganga”.

¡¡¡Te gusto este articulo!!! Colabora compartiéndolo en las Redes Sociales. Gracias

[1]  “Mundele” significa “hombre blanco”; y en ocasiones, puede igualmente significar “enemigo”. En cuanto a “mundele cuenda kiako” (trad. lit. hombre blanco que camina muy despacio o sigiloso), es “la policía”. Este conjuro recogido por Lydia Cabrera es muy descriptivo y no requiere mayor explicación que los paréntesis aclaratorios. El ngangulero realiza un “amarre” o “nkangue” para evitar el que la policía pueda presentarse durante el desarrollo del ritual religioso. Una vez “amarradas” las “cuatro esquinas”, los nganguleros pueden estar tranquilos, ya que consideran que dichos “nkangue” garantizan el que no sucederá ningún contratiempo; es decir, el espacio comprendido por los cuatro “nkangue” (las “cuatro esquinas”) está hechizado, por lo que está perfectamente controlado por la “nganga” y dominado por los nganguleros.

Comentarios

  1. Amanda Castro 2 Enero at 18:26

    Buenas tardes, gracias por su contribución de informar para aprender la veracidad del palo mayombe, tenia una duda y con esto quede bien clara al respecto, que nsambi lo acutare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *
Correo electrónico *
Web